viernes, 22 de enero de 2010

Jubilación a los 65 años...¿por qué?

Hace unas horas contemplaba un brillante intercambio de ideas, reflexiones, de dos brillantes hombres, cada uno en sus respectivos ámbitos, profesiones, vidas. Ambos, cuanto menos, tienen algo en común: los dos pasan de la edad máxima, en general, de jubilación.

D. Ramón Tamames y D. Amando de Miguel son dos hombres que al llegar a los 65 años han seguido desempeñando sus profesiones, ambas liberales, eso sí. Uno economista, el otro sociólogo y ambos profesores universitarios (fuera ya de las aulas por imperativo legal), escritores, conferenciantes, tertulianos, periodistas. Ramón y Amando siguen activos, lúcidamente activos, compartiendo su sabiduría y experiencia con todos nosotros. Uno a punto de cumplir los 77 años, el otro los 72. Mi abuelo paterno murió escribiendo cuentos, componiendo música y retocando su ensayo póstumo "Desde la cima de la colina". Falleció con 89 años, a punto de cumplir los 90.

En el programa de televisión del que les hablaba, uno y otro compartían la misma idea, en un país donde hay libertad para casi todo, entrecomillemos la palabra libertad, resulta que tenemos una legislación laboral que "prohibe" seguir trabajando a partir de los 65 años. ¿Por qué?

¿Porqué no voy a poder seguir trabajando si libremente así lo deseo?

Algo pasa en este país cuando se discrimina legalmente al que quiere trabajar al cumplir una determinada edad. La Constitución Española, el Estatuto de los Trabajadores, prohibe la discriminación por razón de sexo, credo, ideología, etc., pero no por la edad. Nefasto.

Como nefasto es, será para las arcas públicas el que no se incite a seguir trabajando (= recaudando impuestos) para soportar este nuestro sistema del bienestar. Un sistema que empieza a tambalearse.

Seamos serios y valientes. Este país necesita, entre otras muchas cosas, una urgente reforma laboral y, sobre todo, más libertad y mayor respeto para nuestros mayores y su experiencia vital.

No sé lo que ustedes opinan.

2 comentarios:

Yolanda dijo...

Hola Pablo,
Creo que no todos opinan así, cuantos hay deseando jubilarse......y tambien es un factor a tener en cuenta, el tipo de trabajo, el esfuerzo que les supone y desde cuando llevan trabajando.
Pero aún así, en mi opinión, no se trata de una discriminación por edad, sino de dar el relevo a nuevas generaciones, hay que dejar paso al futuro. Y con ello pueden disfrutar de la vida a tiempo completo, cuando aún no son demasiado mayores. Es su recompensa por años de trabajo, disfrutar.
Y deben pensar en los que vienen detrás, con esa ilusión que ellos tenían al comienzo de su carrera laboral. Es evidente que no llueve a gusto de todos, pero es bastante razonable la edad de la jubilación. Es la ley de la vida, renovar......
Un besito

Juan Pablo López Torrillas dijo...

Claro que sí querida Yolanda, yo no estoy defendiendo el que se elimine la edad de jubilación mínima (65 años). A mí me parece muy bien que una persona llegue a los 65 años y libremente se jubile si es su deseo pero: ¿y si mi deseo es seguir trabajando, puedo y encima mi jefe está encantado en que siga y yo también? El que se jubile a los 65 años muy bien, que cobre su pensión y disfrute de su tiempo libre; y el que quiera seguir trabajando también muy bien, sigue trabajando, cobrando su salario, enseñando a las nuevas generaciones y...¡encima le ahorra una pensión al Estado! Si es que todo es bueno...

Resumen: precisamente lo que defiendo es la libertad de elegir, que ahora no se tiene.