viernes, 31 de diciembre de 2010

FELIZ Y PRÓSPERO 2011!!!

Hoy a las 12 de la noche ponemos punto y final al año 2010. Comienza un nuevo año y estos días son propicios para reflexionar –deporte en desuso- a cerca de lo acontecido, errores y aciertos, y lo que está por venir. Es el momento de hacer planes, establecer objetivos, propósitos y lo más importante… hacer por cumplirlos.

A todos los que me acompañáis en la aventura de este Blog, y a los que no,

FELIZ Y PRÓSPERO 2011!!!

jueves, 30 de diciembre de 2010

Enganchado


Si Mauricio Wiesenthal se proponía con "El viejo León. Un retrato literario" despertar la curiosidad de la figura de León Tolstoi en personas que, como servidor, no teníamos un conocimiento profundo de su vida, arte y moral, afirmo con rotundidad que al menos en mi caso lo ha conseguido.

Esta mañana a eso de las siete y media estaba preparando un té, mientras lo saboreaba he terminado de leer el fantástico retrato literario de Tolstoi. A la hora de salir a desayunar en el trabajo no lo he podido evitar, una poderosa fuerza me ha llevado hasta mi librería habitual y he pedido Ana Karenina. Me han ofrecido una edición especial por cumplirse este año el centenario de la muerte de Tolstoi, la he adquirido y me urge terminar estas líneas para seguir leyendo. Sí, no me importa reconocerlo, estoy enganchado.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Mogambo


Dirigida por John Ford en 1953 y con un reparto excepcional: Clark Gable, Ava Gardner y Grace Kelly.

Un organizador de safaris se enamora de la mujer de un antropólogo que acude a sus servicios para el estudio de los gorilas. Antes había iniciado una relación con una mujer acaecida de repente en el campamento. Al final de la película podremos contestar a las siguientes preguntas: ¿realmente está enamorado? ¿Merece la pena ese amor? ¿Es el amor una cuestión de voluntades? ¿El matrimonio está, o debe estar, por encima de una posible aventura o enamoramiento fugaz? ¿Hasta que punto son sanos los celos?...

Ahora ya solo queda una cosa: verla.


martes, 28 de diciembre de 2010

Una lección... del viejo León


"Me imagino que, desde la más tierna edad, a nuestros hijos debería enseñárseles que un hombre no puede ser superior a otro... que es una vergüenza y una bajeza el querer hacerse superior al prójimo"... León Tolstoi.

Llevo unos días leyendo "El viejo León. Tolstoi, un retrato literario", de Mauricio Wiesenthal (Edit. Edhasa), y la verdad es que no tiene desperdicio. Tengo que reconocer que estoy disfrutando como un enano y escribiré algo más cuando lo termine. Avisaré también cuando se publique la reseña del mismo. Por lo pronto les recomiendo su lectura vivamente; muy apropiada, junto a otras, en esta Navidad.

jueves, 23 de diciembre de 2010

¡FELIZ NAVIDAD!


Que tengáis una Feliz Navidad rodeados de vuestros seres queridos y un Próspero 2011. Estaré unos días fuera, con la Familia, nos vemos -leemos- a la vuelta.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Nos vemos en Madrid. Buen viaje.


Escribo estas líneas recién llegado de la Parroquia de Nuestra Señora del Pilar donde los cristianos de la Diócesis de Albacete hemos despedido la Cruz y el Icono de la Virgen, símbolos de la Jornada Mundial de la Juventud que el año que viene, por primera vez en los 25 años que se llevan celebrando las Jornadas –que fueron promovidas por el Papa que tanto quiso a los jóvenes-, tendrá lugar en Madrid.

Han sido unos días muy emocionantes donde miles de personas hemos besado la Cruz que representa el amor de Dios a la humanidad, la Cruz donde murió por nuestros pecados el Hijo de Dios hecho hombre, y rezado ante el Icono de la Virgen María, la madre de Jesús y su más leal compañera. Han sido unos días cargados de alegría, esperanza, donde hemos demostrado que la Iglesia sigue joven, que otro mundo es posible, que urge más que nunca, en estos tiempos turbios que corren, hacer del mensaje que Jesús dejó en la Tierra un estilo de vida, un modelo a seguir.

El Papa Juan Pablo II encargó en 1983 la realización de una gran Cruz que, junto con el Icono de la Virgen, entregó a unos jóvenes en 1985 para que la llevaran por todo el mundo anunciando el mensaje de amor que es Jesús muerto en la Cruz por nosotros. Desde entonces la Cruz que hace un rato besaba no ha dejado de viajar, ha estado en los países más pobres y en los más ricos, en leproserías, cárceles, orfanatos, en la zona cero de Nueva York, en Pakistán, Argelia y un sinfín de países más, y en Albacete.

Mañana jueves la Cruz y el Icono harán acto de presencia en Zaragoza donde estoy seguro que serán acogidos con el mismo cariño, no más, que lo ha sido aquí en Albacete. Hoy he dado gracias a Dios por darme la oportunidad de haber podido estar tan cerca de estos símbolos, poder compartir con mis conciudadanos la alegría y emoción que han supuesto la presencia de la Cruz y el Icono del Virgen aquí en Albacete.

Deseo de todo corazón que tengan un buen viaje y, Dios mediante, espero volver a encontrarme con ellos en Madrid el mes de agosto del año que viene, celebrando nuestra Jornada Mundial de la Juventud, junto a millones de jóvenes de todo el mundo. Un acontecimiento que, sin duda, no dejará indiferente a nadie. Nos vemos en Madrid.

lunes, 13 de diciembre de 2010

La Cruz de la juventud en Albacete




Albacete acoge desde el pasado domingo la gran Cruz que puso en movimiento alrededor del mundo el bueno de Juan Pablo II (d. e. P.) en 1984 y que peregrina por cada rincón de España hacia la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) a celebrar el próximo mes de agosto en Madrid. Acompaña a la bella Cruz un hermoso retablo de la Virgen María, como no podía ser de otra manera y sobran las palabras. Son unos días muy intensos donde la imagen de Jesús crucificado por nosotros está muy presente. Cuando parta la Cruz, que lo hará el próximo miércoles, escribiré mis impresiones.

sábado, 11 de diciembre de 2010

¡¡¡5.000 entradas!!!


Quería compartir con todos vosotros que hoy este Blog, el vuestro, ha recibido su visita número 5.000 lo que no es sino un motivo de alegría y satisfacción para mí.

A todas las personas que han entrado y entran, han participado y participan un millón de gracias.

¡Vamos a por otras 5.000!

Gracias,
Juan Pablo L. Torrillas

viernes, 10 de diciembre de 2010

"Feliz... "


"Yo he sido feliz casi todos los días de mi vida, al menos durante un ratito, incluso en las circunstancias más adversas".

Roberto Bolaño

jueves, 2 de diciembre de 2010

Libertad de expresión y seguridad ciudadana

El artículo 20 de nuestra Constitución reconoce y protege el derecho a “expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción”; el reconocimiento de este derecho “vincula a todos los poderes públicos” (Art. 53 C.E). La libertad ideológica, religiosa y de culto es garantizada en el artículo 16 y en el 104 leemos que “las Fuerzas y Cuerpos de seguridad, bajo la dependencia del Gobierno, tendrán como misión proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana”.

¿Y porqué este recordatorio constitucional? Por que están ocurriendo hechos muy preocupantes. Resulta que, el pasado miércoles, el Cardenal Arzobispo de Madrid tenía pensado impartir una conferencia en la Universidad Autónoma de la capital del reino que tenía por título “El Dios desconocido para los españoles del s. XXI”. Sabedores del acontecimiento, distintos grupúsculos de personajes siniestros y totalitarios llevaban semanas urdiendo la forma de boicotear dicha conferencia. Ante las amenazas, y aquí viene lo bueno, la delegada del gobierno en la Comunidad de Madrid, Amparo Valcarce, se puso en contacto con el Sr. Rouco para advertirle de que dadas las “amenazas” sería recomendable que no acudiera a dicho acto ya que “no podía garantizar su seguridad y la de sus asistentes”.

Defiendo, desde que tengo uso de razón, como ciudadano y como periodista, la libertad de expresión siempre que con ello no se vulnere la ley. Eso en mi pueblo se llama respetar el Estado de Derecho. Que unos cuantos totalitarios viertan amenazas de lo más pueriles para amedrentar a un conferenciante, el que sea, no puede ser bajo ningún concepto argumento para “no garantizar la seguridad” del ponente ni de los oyentes.

Garantizar la seguridad y la integridad física y síquica de los ciudadanos debe ser uno de los principios rectores en la actuación de los poderes públicos. Si la señora Valcarce, con todas las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado a su disposición, es incapaz de velar por el normal desarrollo de una conferencia impartida por un representante de la Iglesia Católica en una Universidad pública, lo mejor que puede haces es coger sus maletas y marcharse. Así de claro y así de democrático.

martes, 30 de noviembre de 2010

La blanca Cruz, la gruta y la pipa

Todos los panfletos y boletines con información turística del pueblo indicaban como punto de partida la blanca Cruz que, situada al inicio del casco histórico, da la bienvenida a los visitantes. Y a los vecinos también. Es por eso que hacia allí nos dirigimos.

Delante de la blanca Cruz un hombre con la boina en la mano y la cabeza gacha posaba. Me llamó la atención porque durante unos instantes permaneció allí, inmóvil, con los ojos cerrados.

Al volver de nuestro paseo matinal por el campo eran ya las doce del medio día. El pueblo es muy pequeño y los domingos solo había una misa, la de doce y media, así que a la Iglesia nos dirigimos. De camino pasamos por una gruta donde se encuentra una representación de la Virgen de los Milagros, la patrona del pueblo. El día de la Virgen acuden allí los lugareños a cantarle Salves. De nuevo aquél hombre, la misma pose, la boina en el mismo lugar y los ojos igual de cerrados.

A escasos metros de la puerta de la Iglesia, de estilo gótico y renacentista y cuya construcción comenzó a finales del siglo XV, tocan las campanas. La hora de la Misa Mayor ha llegado. Al entrar al templo veo de nuevo al extraño señor. Esta vez su pose ha cambiado. En la última fila de bancos de la parte derecha se encuentra de rodillas. Y de rodillas continuó cuando terminó la eucaristía.

Al salir de misa fuimos al bar del pueblo que también hacía las funciones de casino, en la plaza. Aunque parecía el único bar nos confirmaron que no, que había tres más. Pedimos dos chatos de vino, de la tierra, y un plato de rabo de cerdo, me imagino que también del lugar. Al poco entró por la puerta nuestro extraño compañero. Se sentó en una mesa, sacó un libro viejo de su vieja chaqueta y cargó de tabaco su pipa. Se puso a leer. Al poco observé que, sin el pedir nada, le acercaban de la barra un chato de vino igual que el nuestro.

Vencido por la curiosidad me acerqué, me presenté y le pregunté por sus paradas en la blanca Cruz y en la Virgen de la gruta mientras sus manos sostenían la boina, la cabeza permanecía gacha y los ojos cerrados.

- Estando mis padres en vida tenían por costumbre ir a la Cruz y a la gruta a rezar. Yo siempre les acompañaba. Ahora que ya no están y ahora que la gente reza bien poco he pensado que no está mal que yo mantenga lo que me enseñaron. Así, de paso, también hablo con ellos. Pero siéntese hombre, siéntese –me dijo.

lunes, 22 de noviembre de 2010

"El azul sobrante", de José Jiménez Lozano


Este fin de semana he terminado de leer "El azul sobrante", una recopilación de cuentos que me acercan por primera vez a la obra narrativa de D. José Jiménez Lozano, Premio Príncipe de Asturias en la edición del año 2002. Nunca es tarde si la dicha es buena.

Con un lenguaje castizo, nacido de las entrañas más profundas de la vieja Castilla, Jiménez Lozano nos invita a que le acompañemos en el viaje al corazón humano, donde habitan miserias y virtudes en el mismo espacio.

Ningún cuento deja indiferente. Al final de cada uno de ellos te quedas pensando en lo que habrá querido decir el autor y eso, según Medardo Fraile, es sinónimo de que se ha leído un buen cuento; así son los del señor Lozano.

viernes, 19 de noviembre de 2010

"La señora del perrito y otros cuentos"


Compré este delicioso libro de cuentos en la Feria del Libro de Madrid en su edición del 2010. Lo he leído poco a poco, mientras simultaneaba otras lecturas, y también Anton Chéjov ha colaborado en que mi interés por el arte del cuento sea cada vez mayor.

De todos los cuentos de esta recopilación, y quizá porque sea el último que he leído, me quedo con “La señora del perrito”. Chéjov nos cuenta aquí la historia de un hombre –Gurov- “desgraciadamente” casado y padre de tres hijos que necesita del contacto de otras mujeres a las que más pronto que tarde termina odiando. La excepción a la regla es su aventura con Ana Sergeyevna –la señora del perrito-, a quién conoce en Yalta. En este caso ambos quedan locamente enamorados.

Gurov y Ana, que tampoco es feliz casada con el “lacayo” de su marido, descubren que sus vidas ya no tienen sentido si están separadas. Una historia que, por cierto, se da con cierta frecuencia en el día a día.

"Los asuntos fútiles y las conversaciones machaconas consumen la mayor parte del tiempo y las mejores energías, y lo que resta al cabo es una vida manca y raquítica, sin cabeza ni pies, y no es posible salir huyendo, darle esquinazo, y cree uno estar en una casa de orates o en una prisión". Al leer este párrafo, que pertenece al narrador del cuento citado, no pude evitar coger el lápiz y subrayarlo.

He disfrutado como un enano leyendo estos cuentos de Anton Chéjov, uno de los grandes cuentistas de la literatura universal y cuya lectura recomiendo.

He dicho.

sábado, 13 de noviembre de 2010

Charles Lloyd de gira por España... y otras cosas.

Charles Lloyd estuvo durante un tiempo alejado de los escenarios, ahora está de gira en España visitando a Sevilla, Granada y Barcelona (por lo visto se han olvidado de él en Madrid). De su retiro nos cuenta: “No es que dejara de tocar, sino que me retiré de la vida pública. En lugar de tocar delante de gente, tocaba para los árboles y el bosque. Mi madre falleció en 1969, y mi mejor amigo, el trompetista Booker Little, había muerto poco antes, con 23 años. Empecé a pensar que tenía que haber algo más en la vida que la fama y la fortuna. Mi éxito había llegado demasiado rápido, yo era joven, llevaba una vida de excesos, drogas y mujeres, y eso me estaba destruyendo… Me dí cuenta de que, si quería cambiar el mundo a través de la belleza de la música, debía empezar cambiándome a mí mismo”.

Que cada cual saque sus propias conclusiones.

"El espíritu de la Ilustración", de Tzvetan Todorov


Esta tarde he terminado de leer “El espíritu de la Ilustración”, de Tzvetan Todorov, publicado en Círculo de Lectores y traducido por Noemí Sobregues.

En este ensayo Todorov hace un recorrido por el espíritu de la Ilustración desde que nació como tal en la Europa del s.XVIII y más concretamente en Francia.

El recorrido me parece de lo más interesante, ahondando en el pensamiento de los autores que hicieron posible lo que conocemos como Ilustración, un pensamiento compacto abierto a la vez. Todorov hace un recorrido por las notas esenciales de ese pensamiento:

1.- La Autonomía del individuo inmerso en la sociedad.

2.- El Laicismo que separa la religión del Estado (garantizando eso sí el respeto y la libertad de culto).

3.- La Verdad como camino para llegar a la felicidad del hombre (una verdad que corresponde a cada uno averiguar, investigar y estudiar sin que en ningún caso y bajo ninguna circunstancia competa al Estado para su imposición).

4.- La Humanidad que tiene como fin al Hombre en sí mismo y por sí mismo.

Todorov nos reserva para el último capítulo la historia del nacimiento de la Ilustración en una Europa única y a la vez plural lo que, según el autor, hizo que surgieran las condiciones necesarias para que autores como Montesquieu, Rousseau o Diderot –entre muchos otros- cantaran en sus escritos al Hombre ilustrado. No obstante y como señala Todorov, ya en otras partes del mundo y mucho antes del s. XVIII también se cantó al Hombre ilustrado.

Todo ello junto a la numerosa referencia a citas de los principales autores del pensamiento ilustrado francés hace muy recomendable la lectura de este entretenido ensayo. Cuando terminas y analizas el mundo en el que vivimos vuelves a comprobar que hay que estar más vigilante que nunca para mantener en alza el espíritu de la Ilustración.

***Ni que decir tiene que cuando me refiero al Hombre lo hago al ser humano en general, incluyo por tanto al sexo masculino y femenino. Nota que hago no sea que una tal Bibiana se querelle conmigo.

domingo, 31 de octubre de 2010

Yo y el Renacimiento



























Me alejo del mundanal ruido. Durante los próximos días viajo en el tiempo al Renacimiento. Yo y el Renacimiento. Yo y mis pensamientos, sensaciones y emociones. Llamaré a la puerta de Dante, Miguel Angel y Rafael. Y a la vuelta os cuento...

sábado, 30 de octubre de 2010

Andres Segovia, ¡bravo!

"El acoso del razonamiento", por Javier Marías


"Hasta hace no mucho tiempo, existía una tradición inviolable, y lo que quiero decir con este exagerado adjetivo es que por supuesto podía violarse, pero quien lo hacía quedaba inmediatamente expuesto al descrédito y privado de razón. Esa tradición atañía a la discusión, ya se diera en el ámbito privado, ya en el público. Si alguien afirmaba algo en el transcurso de una cena o de una tertulia, y un interlocutor se lo rebatía con argumentos, el primero estaba obligado a refutar a su vez y a aportar nuevas razones que sustentaran lo que había afirmado y desbarataran las esgrimidas por el segundo. Si no encontraba esos nuevos argumentos, o éstos carecían de peso y no resultaban convincentes –no ya para el adversario, sino para los presentes, que en cierto modo ejercían de árbitros, aunque sólo fuera con murmullos de aprobación o desaprobación–, sus aseveraciones iniciales debían ser retiradas o matizadas, o quedaban lo bastante desautorizadas para diluirse: en todo caso no prevalecían. Le suponía aún mayor desdoro irse por las ramas y evitar la confrontación, lo que hoy se llama –con expresión pedestre– “echar balones fuera”: cambiar de tema e intentar desviar la atención del aprieto en que se hubiera metido. Y la peor de todas las reacciones, la que más lo desprestigiaba y jamás se consentía, era no contestar nada, callar, fingir que lo aducido por su contrincante no había existido ni por tanto necesitaba réplica. Dentro de esa tradición se inscribía el viejo dicho “El que calla, otorga”, esto es, el que mira hacia otro lado y se pone a silbar, el que se hace el distraído y no se da por aludido tras una interpelación directa, está concediendo la razón al otro, está reconociendo su arbitrariedad o su equivocación. Y eso vinculaba, quiero decir que ese individuo ya no podía volver a la carga y seguir afirmando lo que había sido incapaz de demostrar o defender; quedaba desarbolado, y, cada vez que insistiera en sus opiniones carentes de base y de sostén, se le recordaría la argumentación que no pudo combatir.

Esta vieja tradición dialéctica, fundamental para la convivencia, ha saltado por los aires. Los políticos actuales no habrían sobrevivido a un solo rifirrafe de estas características hace veinte años, no digamos hace cincuenta. A ninguno se le habría tolerado –o no sin un monumental descrédito para él– hacer caso omiso de las preguntas de los periodistas, de las opiniones fundadas de los columnistas, de las argumentaciones de sus adversarios. No habría sido de recibo que contestaran “Eso hoy no toca”, o “Qué buen tiempo hace”, o “Lo único que importa es que somos lo mejor para España” ante una pregunta directa o en medio de una discusión. Se los habría llamado de inmediato al orden: “Oiga, no me ha respondido”, o “No ha refutado lo que le he dicho”; y si se hubieran empeñado en seguir rehuyendo la cuestión, nadie les hubiera aceptado que volvieran a hablar, al menos no de esa cuestión. Esta actitud de los políticos no sólo se consiente y no les trae consecuencias, sino que además ha contagiado al resto de la sociedad. Lo habitual es hoy que, si alguien aduce o argumenta algo con suficiente convicción y el interpelado no sabe oponer resistencia, éste finja no haber oído, o es más, finja que nadie ha oído, que las palabras que lo incomodan no han sido pronunciadas o escritas, no han existido. A veces, como mucho, las despacha con ese comodín ridículo de “Esa es su opinión”, como si las opiniones ajenas no nos afectaran y no debieran ser refutadas o contrarrestadas por la propia, eso sí, con argumentos. Hoy es posible asistir a este diálogo: “El sol sale por oriente”. “Ah, esa es su opinión”.

Lo más grave de esta actitud generalizada, y admitida por los espectadores o árbitros, es que pronto, muy pronto, los que se molestan en razonar desistirán de ello, en vista de su inutilidad. Y eso es lo que en el fondo anhelan los políticos y cuantos no soportan disensión ni discrepancia alguna. Hace unos meses leí que ya se había producido un abandono: Félix de Azúa, uno de los mejores argumentadores de nuestro país, anunció que dejaba sus colaboraciones en El Periódico de Catalunya ante la imposibilidad no ya de convencer a nadie de nada, sino ante la evidencia de que sus columnas eran leídas como quien lee llover (no pude ver ese texto suyo, pero sí algunos comentarios sobre él). ¿Cuánto van a durar deslomándose, dándose con la cabeza contra una pared o contra el vacío, los que aún aspiran a tener razón –y, por tanto, a que se les dé– y se preocupan de demostrar que la tienen mientras otro no se la quite con las mismas armas dialécticas de buena ley? ¿Cuánto más durarán sin hartarse los Savater, Ferlosio, Ramoneda, Juliá o Gómez Pin, por mencionar a unos pocos articulistas de este diario, si lo único que obtienen son ladridos en el mejor de los casos y oídos sordos en el peor? ¿Si los gobernantes o los contrincantes no se dan por aludidos aunque hayan sido señalados con el dedo, y no van a sentirse obligados a responder ni a rectificar, y la ciudadanía en pleno se lo consiente? A este paso llegará un día en el que las cabezas pensantes habrán sido anuladas por el agotamiento, el hastío, el desaliento que esta situación produce. Y entonces estaremos aún más desahuciados: aunque ahora no haya respuestas ni reacción, y sólo “balones fuera”, los argumentos todavía existen, y los lectores-árbitros disponemos de ellos. Lo malo de veras será cuando a nadie le compense el esfuerzo, y nadie lleve la contraria a los vacuos que –ellos sí, impertérritos– seguirán hablando, e imponiendo."

JAVIER MARÍAS

El País Semanal, 24 de octubre de 2010

*** Nada que objetar, todo lo contrario, estoy totalmente de acuerdo (NdA).

viernes, 29 de octubre de 2010

"La autopista del Sur"


En “La autopista del Sur” Julio Cortazar nos habla de un tema reiterativo en la literatura universal: nuestro día a día, la rutina de cada casa, de cada persona, nuestros quehaceres diarios, nuestras costumbres y nuestro camino.

Un accidente en la autopista del Sur en dirección a París provoca la inmovilización de centenares de automóviles. A partir de ahí el autor utiliza la marca y el modelo de cada vehículo para construir a unos personajes que proyectaran sobre la carretera cada una de sus singulares vidas. Mientras dura el atasco –la rutina- todo parece estar controlado, cada uno de los miembros de cada auto conoce al vecino, las formas de ocio quedan establecidas, el sistema de aprovisionamiento de enseres organizado, etc. Todo, en cambio, parece resquebrajarse cuando el atasco llega a su fin y cada vehículo se pone en marcha rumbo a París. Se reanuda el camino y, sin embargo, no deja de utilizarse el freno, como en la vida.

Sobran las presentaciones cuando hablamos de Julio Cortazar y como la ficción es lo que tiene a mí se me antoja que Julio plasmó por escrito una vivencia personal cuando con su vehículo se disponía a llegar a París, donde residió muchos años.

Había ido a comer a una localidad cercana con su buen amigo Borges, a un sitio donde al parecer se cocinaba el pato con foie más espectacular de la comarca. Antes de que terminara el puro tuvo que despedirse ya que llegaba tarde a la presentación de un libro. La presentación del libro hubo de ser pospuesta por un atasco en la carretera.

miércoles, 27 de octubre de 2010

"Libertad", por Alfonso Ussía

Reproduzco por su interés el, a mi juicio, brillante artículo de Alfonso Ussía de hoy en La Razón:

"El feminismo radical y victimista nos quiere obligar a hablar de otra manera. Quevedo, Góngora y Villamediana al trullo. Villergas, Bretón y Manuel del Palacio a la hoguera. Foxá, Balbontín, Cela, Pérez Creus y Pérez-Reverte al exilio. Y dos centenares más de escritores libres ante el poder político. El alcalde de Valladolid está a un paso de ser fulminado por una simple observación de mal gusto. Se ha disculpado, aterrorizado por la reacción de quienes insultan todos los días a la inteligencia. En 1976, Juan Pérez Creus, tan buen poeta epigramista como pelmazo en la vida, le dedicó un soneto a una periodista de mimos rojos y abiertas praderas. Hoy lo habrían apedreado en la calle. «Llamarte fresca, pobre sonaría;/ llamarte zorra, no daría tu talla/ pues por puta te tienen las personas./ Y llamarte putísima, sería/ como llamarle cerro al Himalaya,/ como llamarle arroyo al Amazonas». Eso sí. Silencio cuando una columnista oficial llama «hijos de puta» a diez millones de españoles –los que votaron al PP–, y un alcalde con aspecto de garbanzo transgénico a esos mismos españoles los califica de «tontos de los cojones».

También defiendo su libertad para escribir y decir lo que se les antoje. Una descortesía no puede convertirse en un argumento político fuera del histerismo feminista y el ámbito necio de lo políticamente correcto. Las palabras son de cada uno y vuelan libres. Los hay que las recogen y se disculpan, y otros no tanto. Disfrazan sus intenciones. También el disfraz del insulto está en la libertad. En la España culta, el insulto alcanzó cotas de talento y academicismo altas y cimeras. A Benavente le decían «maricón» las izquierdas, como a Federico García Lorca las derechas. Insultos zafios y directos, de pésima categoría, pero libres. Y la puta no se le cayó del pergamino ni a Góngora ni a Quevedo. Así es como habla la calle, y no hay remedio para que cambie. Si los partidarios del lenguaje «buenista» reconocieran su fracaso didáctico, seríamos más libres. Ahí están los vigilantes de la intolerancia, que no dejan pasar ni una. Ya no se puede decir, ni en una charla privada, «hacer el indio» o «estar negro», porque la acusación de racista se produce de inmediato. Alguien le comentó en una radio, amablemente, a un compañero de tertulia. «Estás ciego de ira». Inmediatamente llamó la madre de un invidente, hondamente herida por la alusión a su hijo. Coacción lingüística para alcanzar la mediocridad expresiva. Llegará el día en el que decir «no te hagas el sueco» conllevará la inmediata protesta del embajador de Suecia. El español no es sutil. No podemos competir en calidad de insultos y descalificaciones con los ingleses. Pero somos polisémicos, como decía Alonso. «Hijo de puta», según el tono que se pronuncie, es traducible como insulto o expresión admirativa. Insisto en que no hay elogio más rotundo, hoy en día, que ser un tío de puta madre. Déjennos las pelmazas feministas y los falsos profetas del «buenismo» hablar y dialogar como siempre lo hemos hecho. «No hay moros en la costa», eso que regala tranquilidad, también se interpreta como un exabrupto contra el Islam. Los centinelas de la estupidez semántica no perdonan. Lo que ha dicho el alcalde de Valladolid de la señora Pajín es, simplemente, una metedura de pata. Nunca un argumento político. Le exigen a Rajoy que desautorice al alcalde del PP. Se me antoja una gilipollez, dicho sea con la libertad que me concede mi pertenencia a la calle."

martes, 26 de octubre de 2010

Una sonrisa relevante



Si llamaran al teléfono de nuestra casa y escucháramos al otro lado la voz tenue, pausada y sin embargo animosa de un médico que nos dice que uno de nuestros hijos tiene cáncer seguro que desde ese mismo instante veríamos la vida de otra manera.

Yo no tengo hijos pero solo de pensarlo se me ponen los pelos de punta. ¿Y si me pasara el día de mañana? Paco Arango seguro que me diría que a pesar del dolor hay que estar a la altura de las circunstancias; que la tristeza no ayuda y la alegría, aunque sea enmascarada, sí, que hay que mostrar una sonrisa a la adversidad, ser más que nunca optimista pues la actitud es una parte fundamental del tratamiento.

¿Y quién es Paco? Pues yo le he conocido este fin de semana por los medios de comunicación y por eso he creído conveniente traer estas líneas a estas páginas, un artículo diferente. Paco Arango es –entre otras muchas cosas- el presidente de la Fundación Aladina, una suma de personas que dedican su tiempo libre a visitar a los niños y jóvenes enfermos de cáncer que hay repartidos por infinidad de hospitales. Llevan con ellos una sonrisa, transmiten esperanza, aportan diversión, entretenimiento y un número infinito de palmadas en la espalda. Todos lanzan un mismo mensaje: “te vas a curar”.

Este artículo va dedicado a toda esa gente que comparte su tiempo sacando una sonrisa a los chavales que ven pasar su niñez y adolescencia entre las cuatro paredes de un hospital, sin poder salir con sus amigos, sin poder jugar al fútbol o asistir a la Plaza de Colón o al Parque Abelardo Sánchez para ver la final del mundial de fútbol, y todo porque tienen cáncer. El cáncer es una enfermedad que parece que no existe, hasta que nos toca. Sin embargo, hay mucha gente que, “sin tocarle”, se presta y acude a hacer más llevadera la vida de estos chavales, a sacarles una sonrisa, y creo que eso es relevante. También va por vosotros chavales, desde aquí mi sonrisa: ¡os vais a curar!

(Publicado en Estrella Digital.es el 27.10.10)http://www.estrelladigital.es/cartas/sonrisa-relevante_0_836316497.html

lunes, 25 de octubre de 2010

"El desmoronamiento de España", de Alberto Recarte


Desde que D. Alberto nos diera a conocer su ya más que aplaudido "Informe Recarte 2009" sus previsiones son tenidas en cuenta por los grandes gurús de la economía, en España y fuera de ella.
A propósito de su nueva publicación, "El desmoronamiento de España", ABC le hizo ayer una entrevista que pueden ver pinchando aquí y de la que extraigo lo siguiente:

"ABC—¿De verdad estamos al límite?
A.R.—España tiene una deuda bruta de 2,3 billones de euros, el 230% del PIB, de las más altas del mundo. Y somos un país muy endeudado con el exterior. Si los inversores extranjeros deciden que el Gobierno no hace todo lo que debe para asegurar que van a recuperar esos fondos prestados a España, nos cortarán el grifo y entraremos en suspensión de pagos.
ABC—¿Y ahora tiene poder el Estado central para atajar eso?
A.R.—Constitucionalmente sí, políticamente no. Los presidentes de los partidos nacionales no se atreven a imponerse a sus presidentes en las autonomías porque estos últimos han tenido un enorme éxito, derivado de su populismo y del contento de los ciudadanos. ¿Cómo no lo van a estar si reciben todo tipo de servicios por los que no pagan nada? Esa es la razón de la perpetuación en sus cargos."
Lo veo bastante claro; otra cosa es que no se quiera ver. Y yo me pregunto: ¿qué ocurriría si se cerrara el "grifo" con esa deuda tan brutal como tenemos? Está claro, ¿no?

domingo, 24 de octubre de 2010

"La insoportable levedad del ser"


No sabía nada de Milan Kundera hasta que mis amigos Pablo y Silvia me regalaron “La insoportable levedad del ser”. Acabo de terminar la novela y reconozco que me ha gustado bastante, también la historia de Tomás y Teresa, y de Sabina, y de Franz. Con independencia de que las opiniones vertidas por ellos sean de mi agrado en mayor o menor medida, su lectura me ha resultado muy agradable. La ágil, rápida y encadenada narrativa de Kundera también me ha enganchado, hasta el punto de que tenía otros dos libros a medias y les he tenido que dar un respiro, retomo ahora su lectura.

Milan Kundera es un escritor checo que vive exiliado en París desde 1975. Que la Rusia comunista invadiera su país natal y el hecho de haber sido expulsado del partido comunista checo hasta en dos ocasiones sin duda han marcado su vida. Y sin duda al exiliarse a París eligió el camino de la libertad.

En 1984 aparece “La insoportable del ser”, una novela que a parte de contarnos la historia de unos personaje nos invita a pensar y reflexionar sobre la existencia humana, el transcurrir de los acontecimientos y vivencias personales, la ida y venida del tiempo, la propia condición humana, el amor y el sexo, la lealtad y fidelidad conyugal, las tentaciones humanas… La última parte de la novela tiene también su cosa pues la crítica que hace del comunismo – y de los totalitarismos en general- no puede ser más acertada. Un poco más en desacuerdo puedo estar con la opinión del narrador –Kundera- en lo que a la fe católica, y no católica, se refiere y en lo que al motivo de la creencia en Dios pueda deberse.

Acuerdos y desacuerdos con una novela clasificada por la crítica como de “filosófica”. Estoy de acuerdo. “La insoportable levedad del ser” invita a preguntarnos quienes somos y qué pensamos a cerca de temas fundamentales inherentes a la propia vida del individuo por ello recomiendo encarecidamente su lectura, yo la he disfrutado.

jueves, 21 de octubre de 2010

El «memo» de José Antonio


Por su interés reproduzco el brillante artículo, a mi juicio, de D. Romualdo Maestre:

El «memo» de José Antonio

Primo de Rivera no murió a los 33 años de un infarto haciendo footing, lo fusilaron

Día 19/10/2010 - 07.03h
"Eduardo Mendoza tiene recorrido literario más que suficiente como para tener que recurrir a triquiñuelas baratas de mercadotecnia con el objetivo de vender sus libros. El recién galardonado premio Planeta con su novela «Riña de gatos. Madrid 1936», quizás no buscaba que se hablara de su éxito pecuniario antes de publicarlo recurriendo a la polémica por llamar «memo» a José Antonio, pero lo ha conseguido. Primo de Rivera, uno de los personajes de su narración, era según el autor «un memo, tal y como coinciden los historiadores [¿?], pero un memo que ha sido la columna vertebral de España durante 40 años». Preguntado en una entrevista en el diario «Público» sobre qué le fascina de ese personaje histórico, la respuesta no pudo ser más hilarante por no tildarla de chusca: «Lo sorprendente es que alguien con un interés intelectual y humano tan escaso se acabara convirtiendo en soporte ideológico de un régimen que duró 40 años. Lo único que hizo con acierto estratégico fue morirse [SIC] a los 33 años. Primo de Rivera es el hombre de plastilina».
Desconcierta que un escritor de la talla de Mendoza muestre tamaño desconocimiento de la historia reciente de nuestro país. Sobre la altura intelectual de José Antonio se podrá estar nada de acuerdo, pero cabe recordar que junto con el anarquismo ibérico y el tradicionalismo carlista, son los únicos movimientos netamente españoles, todo lo demás es de importación. A lo mejor se refería a la «memez» de José Antonio el hecho de que un señorito de su apellido, con una vida cómoda resuelta de antemano por ser hijo de quien era, se metiera en política para defender la monarquía y la memoria de su padre, coqueteara con el fascismo y acabara pidiendo un gobierno de concentración nacional antes de que España se desangrara en una guerra civil. Pero así de «mema» era la vida de entonces para algunos: si a tus seguidores les pedías servicio y sacrificio, tú tenías que ser el primero en demostrar hasta dónde estabas dispuesto a llegar. Porque Primo de Rivera no murió a los 33 años de un infarto haciendo footing, estimado Mendoza, lo fusilaron. Además, decir que el pensamiento del fundador de Falange fue la columna vertebral del régimen anterior es confundir los cimientos y la estructura con la fachada, que para esto último fue para lo único que sirvió su organización, para dar colorido y acompañamiento. Luego vinieron el desarrollismo, los tecnócratas, el Opus, en fin, cosas de usar y tirar para Franco. La verdad es que las declaraciones del autor desvirtúan de antemano el contenido del premio."

miércoles, 20 de octubre de 2010

Mi cielo


Días de ayer que en procesión de olvido

lleváis a las estrellas mi tesoro,

¿no formaréis en el celeste coro

que ha de cantar sobre mi eterno nido?

Oh Señor de la vida, no te pido

sino que ese pasado por que lloro

al cabo en rolde a mi vuelto sonoro

me dé el consuelo de mi bien perdido.

Es revivir lo que viví mi anhelo

y no vivir de nuevo nueva vida;

hacia un eterno ayer haz que mi vuelo

emprenda sin llegar a la partida,

porque, Señor, no tienes otro cielo

que de mi dicha llene la medida.

Miguel de Unamuno

martes, 19 de octubre de 2010

Presupuestos Generales del… Estómago

¿Cuándo van a pensar en España y los españoles algunos de estos políticos del Sistema? Trapichean, negocian, pactan, acuerdan, amenazan y acorralan al prójimo –político-, o con él, con tal de ocupar a todos los miembros del partido en las poltronas del poder.

Lo que está ocurriendo, lo que viene ocurriendo desde prácticamente 1978 (el Partido Popular también tuvo que bajarse los pantalones con los nacionalistas, y lo hizo, aunque bien es cierto que las consecuencias fueron bastante menos graves que con el actual Presidente) con el tema de los Presupuestos del Estado, y con otros, es mezquino, patético, insultante para el sentido común y humillante para los ciudadanos.

El estómago de Zapatero tiene hambre y por eso es capaz de vender incluso a su madre, que yo no digo que no sea santa, con tal de aprobar los Presupuestos. El problema es que a quién está vendiendo es a España, la nuestra, la de Federico García Lorca, la de los hermanos Machado, la de Miguel Hernández y Juan Ramón Jiménez, la de los Picasso, Dalí y Goya, la de Marañón, Cajal y Ochoa, la de Ortega, Marías y Zubiri, la de Maeztu, Baroja, Unamuno, Valle Inclán, Cela y Ballester, y la de todos nosotros, ciudadanos e hijos de una misma Patria llamada España.

martes, 12 de octubre de 2010

DÍA DE LA HISPANIDAD: orgulloso de ser español

¡A TODOS LOS ESPAÑOLES: FELICIDADES!


Y para el que quiera entretenerse con una conferencia sobre España como Nación pues adelante:


video

domingo, 10 de octubre de 2010

Por fin... Llosa


Para los que creemos en la justicia, la libertad y el sentido común, estamos de enhorabuena. Que Borges fue un gran escritor, y por tanto lo es, creo que no se le escapa a nadie –al margen de que su literatura nos pueda gustar más o menos-, sin embargo nunca le concedieron el Premio Nobel por sus pensamientos políticos, sociales y culturales. Durante un porrón de años, en cambio, se barajó su nombre.

Desde que mi madre me dijo que me leyera “La ciudad y los perros” –tenía yo trece o catorce años- nunca he dejado de leer a Vargas Llosa. Su literatura, en general, me parece culta, refinada, elegante, sensual y con cuya lectura disfruto tremendamente. Como personaje público le considero un hombre, un intelectual comprometido con la causa de la libertad y azote de todos aquellos regímenes totalitarios que fueron y que, desgraciadamente, aún quedan en Hispanoamérica. Y es por esta última circunstancia que considerara que, como en el caso de Jorge Luís, Vargas Llosa se convirtiera también en el eterno candidato.

Me he equivocado y no saben ustedes lo que me alegro. Lo primero porque se ha hecho justicia con uno de los más prolíficos y vibrantes escritores a nosotros contemporáneos. Segundo porque se entrega un Nobel a un defensor de la libertad y aun enemigo de los -ismos. Y tercero, porque mientras en España tenemos algunos sitios donde se persigue la lengua de Cervantes, o sea el español, la Academia sueca ha reconocido un relevante galardón a un escritor que, pese a su conocimiento de varias lenguas, ha desarrollado toda su obra en la de Don Miguel. También estamos de enhorabuena los españoles pues Mario tiene desde hace muchos años nuestra nacionalidad.

Y por fin… la libertad. No solo con Llosa se ha rendido el merecido respeto que se merece la tan maltratada palabra, sino que con el Nobel de la Paz al chino, encarcelado y perseguido por el régimen comunista de su país, Liu Xiaobo también se ha hecho justicia. Ya está bien de que toda la progresía europea siempre mire para Norteamérica cuando les conviene y nunca lo hagan hacia China. En China son muchos los que como Xiaobo han terminado con sus huesos en la cárcel por defender la democracia y la libertad –términos que no tienen porqué ir unidos. Pero también son muchos, más si cabe, los que han sido ejecutados o condenados a la pena de muerte. Y la progresía europea, no se como se las apaña, siempre mirando para otro lado. Como con Cuba, como con Venezuela, como aún hoy lo hace con la Rusia soviética.

Y aquí en España, en nuestra Patria, aún tenemos que leer las estupideces que dicen algunos de nuestros actores subvencionados como es el caso del Jily Toledo, al referirse al señor Llosa como “derechista muy peligroso”. Hay que joderse.

sábado, 9 de octubre de 2010

"Testimonio ante el juez", por Fernando Sánchez Dragó

Publicado en "El Mundo" Lunes, 20 de septiembre de 2010

«SEÑOR JUEZ; quiero prestar testimonio en el proceso abierto contra los crímenes del franquismo. todos los testigos llamados a declarar son de cargo. Yo lo seré de descargo. Le expongo mis antecedentes: en septiembre del 36 pasearon a mi padre en Burgos, mi tío paterno fue condenado a muerte al terminar la guerra y pasó varios años en la cárcel, yo mismo dí con mis huesos en ella, fui detenido en no pocas ocasiones, sufrí cinco procesos, permanecí un total de diecisiete meses en Carabanchel y caso ocho en prisión domiciliaria, estuve seis años en el exilio....¿Le basta con eso? ¿Admite mi testimonio? ¿Me reconoce la condición de víctima del franquismo? ¿Tengo derecho a hablar o me sentará, por parecerle facha, en el banquillo? Le recuerdo que, a diferencia de muchas de las personas llamadas por usted a declarar, mi testimonio no es de oídas.

Soy testigo presencial de los supuestos delitos que se juzgan y de la época en la que se cometieron. No pueden decir otro tanto Almodóvar, Javier Bardem, Juan Diego Botto o Almudena Grandes, y menos aún los bisnietos de las presuntas víctimas. Recuerde asimismo que mis palabras no son fruto de ideología, por carecer yo de ella, ni del afán de medro. “Vengo aquí por la indignación de tanta mentira. Las cosas no fueron como se cuentan” Al contrario: pueden costarme caras.

Nada tengo que ganar y sí mucho que perder. ¿Por qué, entonces, me meto en la boca de lobos que no son feroces, pues con sus plañidos sólo quieren estar cara al sol que más calienta? Se lo explicaré: vengo aquí movido por la indignación que tanta mentira me produce. Las cosas no fueron como sus testigos las cuentan. Yo estuve muchas veces en Correos y nadie me torturó.

Todos los españoles, todos, fueron víctimas de una guerra cuya estúpida crueldad se divide a partes iguales entre los Hunos y los Hotros. Y en cuanto a la posguerra, cierto es que los años del franquismo lo fueron de sombras para algunos, sobre todo al principio, pero también de luces para muchos. Y aun me atrevería a decir, jugándomela, que las segundas fueron más que las primeras. En la España de Franco que conocí sólo sufrían persecución quienes desde posturas radicales -las mías, por ejemplo- y buscando pelea se enfrentaban al Régimen. Créame si le digo que éramos pocos. Mis recuerdos lo son de un país abierto, alegre, divertido y más libre, en lo menudo, que el de ahora. Basta de mentiras. No reabra trincheras. No dé vivas a la República, que lo fue de infamia. Sobresea al asunto. ¿Habeas corpus? Pues aquí está el mío, señor juez. Ecce homo.»

Nada que añadir por mi parte, salvo que es un texto que nos debiera invitar a la reflexión.

martes, 5 de octubre de 2010

Cosas de Lope


¡Oh, patria! Cuantos hechos, cuantos nombres,
cuantos sucesos y victorias grandes…
Pues tienes quién haga y quién te obliga
¿Por qué te falta, España, quién lo diga?

Lope de Vega



Y eso mismo se pregunta un servidor al contemplar las actuaciones de tanto y tanto traidor como tiene nuestra Patria.

martes, 28 de septiembre de 2010

Yo mañana voy a trabajar

La Constitución Española reconoce explícitamente como derecho fundamental el de la huelga. Pero más fundamental es, a mi juicio, el derecho al trabajo ya que sin éste difícilmente se puede dar aquél.

Mañana los sindicatos CC OO y UGT han convocado una huelga general después de llevar 6 años cabizbajos ante la política de su amigo Zapatero, el presidente del gobierno de España, nuestro país, y que, por cierto, entre unos y otros lo están dejando echo unos zorros.

A mi me parece muy bien que se haga una huelga con la pedaso, como diría el sevillano, de crisis que tenemos sobre y bajo la mesa. Ironías a parte, el otro día decía el señor Fidalgo (ex Secretario General de CC OO) que nunca antes se había convocado una huelga general en periodo de crisis económica. Nosotros no estamos en crisis, esto es peor. Pero a parte de eso a lo que voy es a la postura que parece van a tener los piquetes “informativos”.

Yo, para empezar, los prohibía. Que en el 2010 existan piquetes informativos me parece una tomadura de pelo. Televisiones, prensa, radios, internet, teléfonos móviles que dicen y advierten de todo, etc.; estamos suficientemente informados. Lo que mañana van a hacer los piquetes va ser acojonar al personal, que es para lo que realmente están. Palpo ese miedo en el ambiente, el del comerciante que teme rompan sus cristales, el del hostelero que teme se marchen sin pagar, el del autobús que teme que se lo incendien, etc.

Derecho de huelga: SI. Derecho a trabajar: MÁS. Tenemos un Ejército, una Guardia Civil y una Policía Nacional magnífica, sobradamente preparados para garantizar que el que quiera trabajar lo haga. Mañana veremos porque, mucho me temo que este país caerá en manos de los totalitarios sindicatos que padecemos. Ahora que, también es verdad, tenemos lo que nos merecemos.

Termino, yo mañana voy a trabajar, -¿por qué?-, me ha preguntado un compañero, ¿y por qué no?, he contestado yo (además de otras razones, a mi juicio obvias).

jueves, 23 de septiembre de 2010

A 1.800 € el voto

Voy a ser breve, claro, sencillo y conciso. Cuando murió Franco mis padres aún ni se conocían y, por tanto, quién suscribe ni siquiera era un proyecto.

Cuando vengo al mundo en 1979 la actual Constitución española ya estaba en vigor y este SISTEMA en el que vivimos empezaba a echar a andar. En el Parlamento tenían cabida todas las tendencias ideológicas – o casi todas – y en la calle ETA se llenaba las manos de sangre un día si y otra también.

Desde entonces pasaron por Moncloa el presidente Suárez, el presidente Calvo Sotelo, el presidente Felipe González y el presidente Aznar. Y nunca antes como hasta ahora, con el presidente Zapatero en Palacio, se habían cometido tantas barbaridades y se había hecho tanto daño a la dignidad de nuestro país, España.

Con Zapatero en la Moncloa y el señor Griñán como presidente de la Junta de Andalucía se ha llegado al disparate de comprar los votos de las señoras octogenarias andaluzas que declaren haber sido vejadas durante el franquismo. ¿A cuánto el voto? A 1.800 euros.

Han leído bien, mil ochocientos euros cuesta el voto de estas respetadas ancianas. Si yo fuera una sola de ellas y me viene un político diciendo que me da 1.800 € si declaro haber estado sometida a vejación durante el franquismo les puedo asegurar que le digo que se meta su dinero –que es el nuestro- por donde… ya saben.

A eso hemos llegado. Por si la des-memoria histórica fuera poco ahora nos salen con estas en el sur de España, pobre España nuestra donde lo que importa es la poltrona cueste lo que cueste, incluso a costa de la dignidad, la memoria y el respeto de estas pobres ancianas cuyo voto quieren comprar por trescientas mil de las antiguas pesetas. Vomitivo. Y, por cierto, un dinero que ni siquiera van a cobrar. ¡Qué nauseas!

sábado, 18 de septiembre de 2010

LA VIDA


LA VIDA ES UNA OPORTUNIDAD, aprovéchala

LA VIDA ES BELLEZA, admírala.

LA VIDA ES BIENAVENTURANZA, saboréala.

LA VIDA ES UN SUEÑO, hazlo realidad.

LA VIDA ES UN DESAFIO, enfréntalo.

LA VIDA ES UN DEBER, cúmplelo.

LA VIDA ES UN JUEGO, juégalo.

LA VIDA ES UN TESORO, cuídalo.

LA VIDA ES UNA RIQUEZA, consérvala.

LA VIDA ES AMOR, gózalo.

LA VIDA ES UN MISTERIO, descúbrelo.

LA VIDA ES UNA PROMESA, realízala.

LA VIDA ES TRISTEZA, supérala.

LA VIDA ES UN HIMNO, cántalo

LA VIDA ES UNA LUCHA, acéptala.

LA VIDA ES UNA AVENTURA, arriésgate.

LA VIDA ES FELICIDAD, merécela.

LA VIDA ES VIDA, defiéndela.


Madre Teresa de Calcuta

jueves, 26 de agosto de 2010

sábado, 21 de agosto de 2010

El Ministerio Fiscal... del Gobierno


Entendemos por Ministerio Fiscal al órgano que “tiene por misión promover la acción de la justicia en defensa de la legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del interés público tutelado por la Ley, de oficio o a petición de los interesados, así como velar por la independencia de los Tribunales, y procurar ante éstos la satisfacción del interés social” (art. 1 del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal).

Una de las características notorias de cualquier democracia que se precie es la de, junto con una añorada y estricta división de poderes, el imperio de la ley en un Estado de Derecho y la igualdad de todos los ciudadanos ante aquella. A ello debe contribuir la existencia de un Ministerio Fiscal con autonomía propia, imparcial y sometido únicamente a lo establecido en la Constitución y en la ley.

Sin embargo, en España al menos, “todos los Fiscales actúan bajo las órdenes y la supervisión de sus superiores: los Abogados Fiscales y Fiscales están sometidos a los mandatos e instrucciones que pueda impartir el Fiscal Jefe de la AP, AN, TSJ o Fiscal de Sala del TS y dichos Fiscales Jefes están sometidos a las órdenes inmediatas del Fiscal General del Estado, quien además propone al Gobierno sus nombramientos y ascensos, puede decretar la suspensión de un determinado Fiscal o proponer al Gobierno su separación del servicio” (ver Introducción al Derecho Procesal de Vicente Gimeno Sendra, edit. Colex, 5ª edición 2007, pag. 212).

El Fiscal General del Estado (FGE) es nombrado por el Rey a propuesta del Gobierno una vez oído el Consejo General del Poder Judicial. Si el partido político X nombra a Fulanito como FGE está claro que Fulanito siempre estará sumamente agradecido a X por el detalle que ha tenido con él. Imaginemos –aunque con la realidad nos sobra- que X pide a Fulanito que mire “hacia otro lado” en no se que tema comprometido para X. Está claro que, agradecido, Fulanito mirará a donde apunte X. Ésta irregularidad es denunciada por el Fiscal Menganito mediante informe ante la Junta de Fiscales que, como todos ellos también quieren promocionar, miran para “otro lado”. El FGE se entera de la jugarreta de Menganito y toma cartas en el asunto. A los tres días es cesado de su cargo…


A buen entendedor…

viernes, 20 de agosto de 2010

EL "SISTEMA" NO QUIERE QUE PENSEMOS ("POR LIBRE"), por Andrés de la Oliva

El catedrátido de Derecho Procesal de la Universidad Complutense de Madrid, don Andrés de la Oliva, escribió en 1999 un interesante artículo que podemos leer aquí.

Personalmente me importa un carajo lo que quiera o no quiera el "Sistema": ni me considero un animal ni pienso vivir como tal.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Con Ceuta y Melilla

Ceuta y Melilla son Madrid y Valencia, o al menos como. Hablamos de dos ciudades autónomas españolas, tan españolas como las mencionadas, o más.

En los últimos días Melilla está atravesando una situación difícil provocada por el reino de nuestro país vecino, Marruecos. Una teocracia donde al que disiente se le mete en la cárcel y donde al que molesta se le abandona en el desierto frente a la frontera con Argelia. Al parecer unos cuantos moretes han bloqueado la frontera para que no pasen a Melilla camiones con alimentos y productos de primera necesidad, por supuesto con el visto bueno de Mohammed VI. Se justifican en, al parecer, supuestas agresiones de nuestras mujeres policía a ciudadanos marroquíes; hecho que ya ha sido desmentido por nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, y punto.

España no puede consentir esta tomadura de pelo, debe lanzar un órdago a la grande. Lo primero, nuestro Gobierno debería haber tomado ya cartas en el asunto, y no el Rey. Lo segundo, nada de tener desabastecidos de alimentos al conjunto de los melillenses, tenemos barcos y aviones de sobra como para estar de brazos cruzados. Tercero, contundente respaldo institucional en ambas ciudades; que a estas alturas aún no se haya dignado a acudir ningún miembro del gobierno es preocupante (a lo mejor es porque estamos ante dos “feudos” populares, lo cual me parecería patético). Cuarto, si España forma parte de la Unión Europea este también es un problema europeo, como lo fue cuando Rusia cerro el “grifo” del gas para abastecer a determinados países europeos.

Lo más triste de todo es que nuestro hoy presidente del gobierno, el señor Zapatero, entonces en la oposición, a los pocos meses de que otros cuatro militares moros ocuparan la isla de Perejil (suelo patrio) acudió a Rabat a rendir pleitesías al Rey moro, y aún más, accedió a fotografiarse ante de un mapa en el que ambas ciudades españolas, Ceuta y Melilla, aparecían como parte de Marruecos. ¡Qué cruz, Dios mío!

jueves, 12 de agosto de 2010

"La Santa pobreza" y "la sociedad de la información"

Reproduzco parte de una entrevista realizada a D. Agustín López Tobajas en octubre de 2007 por Dionisio Romero. La tienen entera pinchando aquí.

En su crítica al ecologismo con piel de cordero o acomodado a solucionas de carácter tecnológico y a hacer el trabajo más digerible al progresismo reinante, usted aclara “que no hay que hacer compatible al equilibrio natural con el desarrollo y la riqueza, sino con la austeridad y la santa pobreza”. Hablar hoy en día de ser pobres no sólo produce indiferencia, sino seguramente sarcasmo y rechazo. Nadie puede considerar la pobreza un mérito o un logro, sino todo lo contrario. ¿Nos podría recordar a los lectores qué es la santa pobreza y cómo ésta puede ser la “tecnología” más fiable para una solución a nuestros males?

No sé si la austeridad y la pobreza son la solución a nues tros males (ni siquiera sé si “nuestros males”, socialmente hablando, tienen solución), pero, sin apuntar tan alto, me parece que es simplemente el único camino sensato para vivir con dignidad, que no es poco. No estoy hablando de que haya que vivir en la miseria ni pasar hambre. Estoy hablando sim plemente de ceñirse a lo esen cial. Todo lo que no es esencial es secundario, y lo secundario nos desvía de lo esencial y nos lleva a perdernos en la nada.

Hay algo así como una ley espiritual de conservación de la energía, en virtud de la cual para añadir algo a una parte, hay que quitarlo de otra. Sólo podemos acu mular riqueza material a costa de un empobrecimien to espiritual. Y aquí estamos otra vez ante el molesto problema de tener que explicar lo obvio. Pero me pare ce que son los que piensan lo contrario los que tendrí an que explicarse. Si alguien cree que la felicidad está en tener varios coches y marcharse de vacaciones al Caribe, pues vale. Hace tiempo que renuncié a conven cer a nadie de lo contrario.

Nuestra cultura ha sustituido la fe en Dios por la fe en el “progreso”, un dogma mucho más incuestionado ahora de lo que lo fue nunca la idea de Dios. Se da por supuesto que todos los problemas se arreglan mediante la acumulación, que todo se resuelve con más medios, más energía, más ciencia, más tecnolo gía, más progreso… Se da por supuesto que el des arrollo económico es siempre bueno. Pero esa manía de acumular no es más que la forma neurótica de compensar un inmenso vacío interior. Y cuanto más se acumula, mayor se hace el vacío. A partir de un cierto nivel, cuanto más tenemos, menos somos.

En todo caso, la necesaria pobreza no se refiere sólo a los llamados “bienes de consumo” que se pue dan acumular a nivel personal, sino fundamental mente a todo lo que socialmente ha acumulado nues tra civilización; pues se puede vivir con un cierto nivel de austeridad personal, pero es prácticamente impo sible vivir renunciando a eso que llaman “conquistas de nuestro tiempo”, por ejemplo, a la tecnología moderna, encarnación social del mal por antonoma sia. Sencillamente no se te permite vivir sin ella y ya casi ni siquiera morir sin ella. Y me parece que en un mundo dominado por la tecnología y la información apenas hay posibilidades de supervivencia ni para la naturaleza ni para el alma.

Todos los programas políticos de desarrollo quieren convertir a sus ciudadanos en miembros de la “sociedad de la información”. Parece que a usted esta expresión le resulta sospechosa…

No, no exactamente sospechosa. Me parece, más bien, abominable. No la expresión, claro está, sino la realidad que designa. La información no es más que la corrupción de la sabiduría, su inversión exacta; y como dijo un Padre de la Iglesia, la corrupción de lo óptimo genera lo pésimo. “Sociedad de la informa ción” es un sinónimo exacto de lo que algunos han lla mado de forma más clara “reino de la cantidad”, que implica la sustitución metódica y rigurosa de todo lo cualitativo -en definitiva, lo único que importa- por lo cuantitativo. Excluyendo todo lo que pertenece al ámbito de la cualidad, y por tanto de la inteligencia, la sociedad de la información no es más que el grado extremo en la sofisticación de la barbarie.

La sociedad industrial, con toda su mastodóntica brutalidad, y tal vez por ello mismo, permitía, en algún sentido, mantener una cierta distancia mental frente a ella. En la sociedad postindustrial, en eso que ahora llaman “sociedad de la información”, esa distancia desaparece porque ya no hay esa violencia explícita por parte del poder; la tensión ha desaparecido; apa rentemente todo se suaviza y se democratiza; todo se vuelve higiénico y aséptico, light; sobre todo las inteli gencias. Y, claro, las inteligencias light se sienten feli ces en un mundo light. Todo está en orden. Hay reac ciones y desajustes, por supuesto, pero no es descar table que se puedan resolver. La sociedad de la infor mación supone la extinción definitiva de los últimos vestigios de vida tradicional que aún sobrevivían en nuestro mundo. Eso me parece extremadamente gra ve.
Quienes han nacido en las últimas décadas no podrán tener ningún recuerdo de un mundo con ras tros de sentido.

Está por ver si ese modelo social consigue sus objetivos o se derrumba en el empeño. Si se derrum ba tal vez arrastre al mundo entero en su caída; si triunfa… mejor no pensarlo. ¿Hay posibilidad de cami nos intermedios que permitan, al menos, seguir tirando? No tengo ni idea. Pero sé que durante milenios y hasta hace bien poco las gentes han vivido sin infor mación, sin ordenadores, sin móviles, sin internet… Su vida sería feliz o desgraciada, pero era real, inme diata, humana. Sus esperanzas, sus angustias, sus alegrías y sus tristezas estaban puestas en la familia, en la cosecha, en la fiesta comunal, en el duelo… en cosas reales. Ahora están puestas en el Euribor y en el índice Dow Jones. En la sociedad de la información la vida está en función de unos datos que no tienen rea lidad ninguna, son como signos trazados en el aire que nos asustan, nos alegran, nos hacen sentirnos de una forma o de otra, como si realmente tuvieran enti dad. Supongo que a nivel individual, el ser humano siempre tiene algún grado de libertad para orientar su existencia en una dirección o en otra, pero en el plano social, todo es un gigantesco simulacro que ha venido a sustituir a la vida. Imposible no evocar las palabras del jefe Seattle: la vida ha terminado; expulsados de la patria de origen, aquí ya sólo queda la supervivencia.

De Rey a Rey

Me entero por la prensa que el rey de España ha pegado un telefonazo al de Marruecos para ver que coño -perdón- está pasando en la frontera de nuestras dos ciudades autónomas, Ceuta y Melilla.

Al parecer el rey marroquí nos echa en cara que tenemos unos cuerpos y fuerzas de seguridad bastante "racistas" para con el pueblo magrebí. Nos acusan de ser excesivamente duros con los moretes que intentan pasarse la frontera por los...

Vaya por delante que lo primero de todo es la defensa de los derechos humanos y en el caso que nos ocupa el derecho fundamental a la integridad física de toda persona. Y moral. Si han existido abusos que se investigue, y si alguien tiene que asumir responsabilidades, que las asuma.

Lo que me parece de juzgado de guardia es que el rey moro nos venga con lecciones de humanidad. ¿Y qué tiene que decir él de todos sus conciudadanos que son abandonados a su suerte en la frontera con Argelia un día si y otro también? ¿Y qué tiene que decir de todos los "presos de conciencia" -periodistas, escritores, etc.- que tiene encarcelados por cometer el delito de clamar libertad? ¿Y todos los marroquíes que, bajo su protección, se juegan el pellejo cruzando el estrecho porque su rey moro no les ofrece las condiciones mínimas para tener una vida digna?

No se muy bien de que habrán hablado de rey a rey pero lo que si tengo claro es que por mí que se vaya al carajo. Me refiero al rey moro, claro está.