miércoles, 14 de julio de 2010

Un debate aburrido


Por la mañana no he podido prestar atención a la intervención del señor Zapatero por lo que no haré ningún apunte. A las cuatro de la tarde estaba sentado en el sofá con la intención de ver la intervención de Rajoy así como las réplicas pertinentes entre el Presidente y el Opositor.

Zapatero yo creo que está “fumao”, si me permiten el término. Si con los datos que tenemos encima de la mesa sigue considerando que él es el llamado a salvarnos de la debacle la tenemos clara. Estamos en una democracia en la que los políticos solo cuentan con los ciudadanos el día de ir a votar por lo que hasta el 2012 ya pueden comer pipas.

La intervención de Rajoy no ha estado mal –si es que los hechos son los hechos- aunque sigo pensando que le falta gancho, guante, un poquito de mala leche. Ya puede ponerse las pilas si quiere algún día presidir el Gobierno del Estado español (cualquiera dice España, ahora ya ha terminado el Mundial y me podrían poner de facha para arriba) porque una tercera derrota electoral no se la van a perdonar en el Partido, amén de que Dña. Esperanza está en guardia desde hace tiempo: ¿será nuestra Margaret Tacher versión española? Se ve.

Concluyo diciendo que, en general, me he aburrido bastante como no podía ser de otra manera. Todo sigue igual que el año pasado, pero peor.

2 comentarios:

José Luis Valladares Fernández dijo...

Tienes razón, amigo Juan Pablo. Zapatero aburre hasta las mismas piedras. Si por lo menos hiciera algo util, aunque nos aburriera, podíamos perdonarle. Pero es que nos lleva al abismo.
o nos le quitamos pronto de encima, o terminamos peor que los griegos.
Saludos cordiales

Juan Pablo López dijo...

Estimado José Luis, Zapatero es la negación del servicio al ciudadano en persona, un indigente intelectual, un patético gestor y un pésimo estadista. Pero el problema en España es muy serio, y nos atañe a todos, al conjunto de la población civil, pues aún después de su paupérrima primera legislatura volvió a ganar las elecciones...y ese es el drama de España.

Un abrazo y gracias por la visita,
JPLT