sábado, 10 de julio de 2010

Con el Grupo Intereconomía


Mi más sincera solidaridad con el Grupo Intereconomía por su heroica resistencia ante la vil y totalitaria persecución a la que se está viendo sometido tanto por el Gobierno de la Nación (llámese ministro Sebastian o como se quiera) como por los grupos mediáticos amigos del Gobierno socialista y del pensamiento único. La última ha sido la multa de 100.000 € que el Ministerio del señor Sebastián ha impuesto al Grupo Intereconomía por un vídeo en el que dicen insultar al colectivo gay. Yo no veo insulto alguno pero bueno.

En este peculiar país llamado España y que tanto miedo tiene a la libertad (parafraseando a Erich Fromm), hacía falta un medio de comunicación como este a cuyo frente se encuentra D. Julio Ariza. Se les ha tildado de todo, fachas, fascistas –aunque parezca mentira seguimos con las mismas-, etc. y es que cuando no existen argumentos el único que les vale a esta gente es el del insulto.

El Grupo Intereconomía defiende unos valores y unos principios: el liberal-conservadurismo como programa político, la unidad de España, la libertad del individuo frente al Estado, la doctrina de la Iglesia Católica, la cultura de la vida frente a la cultura de la muerte, etc. ¿Y? Millones de españoles comparten estos valores y prueba de ello es el impresionante éxito de este grupo de comunicación.

¿Es, como dicen, un grupo totalitario? Cualquiera que vea su programa estrella “El gato al agua” comprobará que acuden contertulios de todas las tendencias, por ejemplo:

- Javier Nart, abogado, se considera de izquierdas y ateo, es un fijo de todas las semanas.

- Pablo Castellano, abogado, fue un destacado dirigente de la izquierda española y también acude al Gato todas las semanas.

- Cristina Alberdi, abogada, basta con decir que fue Ministra de Justicia con Felipe González Márquez, también fija todas las semanas.

- Antonio Miguel Carmona, profesor de economía y destacado dirigente del PSOE de Madrid. Acudía cada semana hasta que el PSOE se lo PROHIBIÓ. Sí, sí, como leen. En el 2010 en España hay un partido político que prohíbe a sus dirigentes acudir a determinados programas de televisión. Así entiende esta gente la libertad, aunque lo peor de todo es que el señor Carmona haya aceptado doblegarse en pro de sus aspiraciones políticas, lo que me parece del todo patético.

- Suma y sigue.

¿Pero porqué Intereconomía molesta al totalitarismo único pensante? Por la sencilla razón de que temen las consecuencias de un potente grupo de comunicación despertando el espíritu crítico y las conciencias del ciudadano de a pie, tan dormidito y “feliz” entre unas cosas y otras, tan adoctrinado vamos. Y tienen mucho miedo, con razón.

“La verdad se esconde para no ser destruida por la ignorancia”, dejó escrito alguien.

Yo seguiré viendo el Gato y cualquier otro programa donde se respete la opinión y la libertad de los individuos y en España, programas como el del Gato, escasean.

Ale.

2 comentarios:

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muy bien dicho. Hay que resistir a la izquierda totalitaria, y a su voluntad de paralización del pensamiento. La mayor revolución intelectual que podemos hacer hoy día es hacer frente al pensamiento político correcto, chantajista y empobrecedor.
Un abrazo.

Juan Pablo López dijo...

Muchas gracias por su comentario Don José. Lo que narró George Orwell en "1984" es, desgraciadamente, el pan nuestro de cada día en este país llamado España.

Un saludo,
JPLT